miércoles, 21 de noviembre de 2012

El Mugroso


El Mugroso ( Pampa Oberá )

De chico quise tener, un caballo pa´mi solo
y soñaba con un moro o tal vez un alazán
sus clines poder peinar y cepillar su buen lomo
ponerle de nombre, toro…. refusilo o alacrán
Nunca salí de mi asombro cuando pa´mi cumpleaños
mi tata medio mamado, sin saber lo que decía
me dijo… mijo en tu día, esto te via a regalar
salí pal patio nomás, vas a llorar de alegría
Algo ya me imaginaba, mas no podía creer
pues no quería entender que si para el patio iba
ahi nomás me lo vería atadito algún palenque
con el recao y rebenque, que mas luego luciría
Tomé aire bien profundo y para el patio arranqué
de mi madre me agarré de miedo a que la emoción
me dé un bajo de presión y no pudiera gozar
después de tanto esperar, lo que yo siempre soñé
Y al fin,… no me equivoqué, estaba atao a un palenque
no les miento, hubo gente que hasta de miedo gritó
mi gurisita lloró, al ver un bicho tan fiero
que si viviera Don Fierro, lo hincaba con su facón
Era negro, oloroso,.. piojos, pulgas, garrapatas
cayos en sus cuatro patas, tenía una sola herraruda
le faltaban dentaduras, sus bazos como alpargatas
sus orejas eran chatas, sus entrepiernas peludas
Su aliento era endemoniao, y su pelaje lanudo
sus ojos, dos huevos duros miraban desorientao
menos mal que estaba atao, de bozal tenía una soga
llena de bosta su cola,… parecía estar chupao
Hice tripa corazón, agradeciendo el regalo
y les juro mis paisanos, estaba todo roñoso
lo bautizamos Mugroso, si daba miedo tocarlo
“ y ahora tenés que montarlo “ gritaba el tata orgulloso
En el campo lo largué,… y que me perdone Dios
nunca le llevé ración ni jamás lo molesté
yo no sé como aguantó esas noches congeladas
y el pobre sin decir nada, solito sobrevivió
Fue una noche de tormentas, … con rayos y refusilos
yo me había quedao dormido, después de larga tarea
mi china como una fiera, de un grito me despertó
“ levantate por favor que se nos muere la nena “
De un salto llegué a su catre, y arrodillado quedé
sus dos piecitos toqué, los mismos estaban morados
ay Jesucristo que hago, mi niña no se movía
la pobre se me moría y yo sin saber que hacer
“ Andá a buscar al doctor, andá apurate mi viejo
aunque el pueblo quede lejos, tráemelo por favor “
y pa un padre con dolor, que me importaba el mal tiempo
y justo en ese momento,… El Mugroso, relinchó
Nunca se lo había visto, merodear cerca e´ la casa
pero esa noche a Dios gracias, mi sufrimiento sintió
en la puerta se paró lleno de barro sus ancas
le crucé mi poncho pampa, que de apero me sirvió
Y allí el Mugroso partió, sin tener que talonearlo
si parecía un canario que la jaula abandonó
y al campo lo atravesó, como el mejor pura sangre
y sin hacer mucho alarde, cumplía con su misión
A la casa del doctor, llegamos como fantasmas
y en un momento de calma, el hombre con su experiencia
no hay que tener mucha cencia, pa´entender los que me dijo
“ que querés que hagamos mijo, con semejante tormenta “
Yo sin mucho titubear, corriendo fui a su galpón
en mi desesperación, hasta el farol me olvidé
un viejo sulky encontré con sus monturas resecas
solito vino el sotreta, y entre las varas lo até
Castigarlo,…..¿ para qué ? si salió como una bala
parecía la luz mala, naides lo podía ver
y en menos de un santiamén, hasta mi rancho voló
y en la puerta se paró, como diciendo… Llegué
Yo en un llanto me quebré, pidiendo un milagro a Dios
pa´que ilumine al doctor y a sus manos sanadoras
después de rezar dos horas, sentao en un viejo apero
mi niña salió al alero, y un fuerte beso me dio
Al doctor, le dí las gracias,.. juré que le pagaría
pero una cuenta tenía que arreglar con mi caballo
el desafiando a los rayos y a la adversidad del tiempo
se tragó hasta el firmamento, pa´ayudar a este paisano
Como te via agradecer, Mugroso por lo que hiciste
si como nunca corriste, demostrando tu valor
fuiste en el campo canción, y en el camino una roca
sangre salió por tu boca, lastimao por el dolor
Yo que fui tan disgraciao, nunca te sentí mi amigo
lo pongo a Dios de testigo que las cosas han de cambiar
“ dejeme china llorar, si el nos devolvió la vida “
vamos a darle comida, que bien que se lo ha ganao
Y con mi china abrazao, fuimos a darle las gracias
parece que la disgracia, no me había abandonao
porque ahí estaba tirao, el Mugroso agonizando
sus ojos iban buscando, la figura de un finao
No te mueras por favor, dispués de lo que tu has hecho
su cabeza alcé en mi pecho, lo mantenía abrazao
me miró como cansao, y con tremenda tristeza
volvió a inclinar su cabeza, y dormido se quedó
Fue tan grande el sacrificio, que esa noche hizo por mí
que yo ni cuenta me dí, que estaba tan agotao
sin embargo el disgraciao, se mostró como el mejor
dejándome una lección que jamás he de olvidar
En el campo lo enterré, con una cruz de recuerdo
y cada vez que me acuerdo, le dedico una oración
por él hice esta canción, para vos pingo querido
pa´que no entrés al olvido, TE LLEVO EN MI CORAZÓN
El Pampa Oberá